BRIOCHE FRANCÉS A TÊTE

el

Hoy os traigo una receta francesa muy clásica. Esta masa de origen francés se reconoce como el brioche a Tête o parissien. La primera forma clásica del brioche proviene de las familias francesas de la Vendée en el siglo XIV. Se trataba de un brioche con la forma de una magdalena, pero de un palmo de altura: brioche à tête, o brioche con cabeza. Este brioche se elaboraba por la época de Pascua u otras celebraciones.

El brioche tiene su origen en Francia, donde en 1404 aparece por primera vez documentada esta palabra. Se cree que el brioche proviene de una receta tradicional normanda, al oeste de Francia. El brioche es, a grandes rasgos, un pan enriquecido, normalmente con huevos, azúcar y grasa.  Por eso, el brioche era propio de las clases sociales altas.

INGREDIENTES

Water Roux

25 g de harina de trigo de todo uso o de fuerza

125 ml de leche

Ingredientes de la masa

3 huevos

475 g de harina de fuerza

90 g de azúcar

130 g de mantequilla

25 g de levadura fresca ó 7 g de levadura seca de panadero

1 cucharada de ron

1 cucharadita de sal

Decoración

1 huevo

PREPARACIÓN

El primer paso es crear un “water roux” . Este es el secreto principal que nos va a ayudar a que el brioche dure más tiempo tierno y hará que el proceso sea más rápido ahorrándonos hasta 8 horas de espera. Ponemos la leche junto con la harina en un cazo y removemos con la ayuda de unas varillas y a continuación lo llevamos al fuego de 2 a 4 minutos, hasta que obtengamos una papilla un poco espesa, cuando empiece a espesar lo retiraremos del fuego y lo pasaremos a otro recipiente para que se vaya enfriando.

Mientras se enfría vamos con el resto de la masa.

En el bol de la batidora vamos a ir añadiendo primero la sal, a continuación añadiremos la harina, después añadiremos el azúcar, le ponemos la levadura fresca aunque se puede utilizar la levadura seca de panadero (que tendríamos que haber diluido en el water roux), añadimos los tres huevos y el ron. Finalmente integramos el water roux que ya estará templado.

Este tipo de masa siempre queda mejor con amasadora. Así que ponemos la amasadora en marcha , al principio con una velocidad baja en torno al 1 o al 2. Cuando veamos que ya se ha formado la masa y que ha desaparecido la harina (tardará unos 2 ò 3 minutos), ya podemos ir añadiendo la mantequilla a temperatura ambiente y poco a poco. Cuando haya absorbido la mantequilla tendremos que amasar 10 minutos más, el total de amasado será de unos 15 minutos. Nos quedará una masa muy pegajosa, por eso es importante que a la hora de manejarla utilizar un poquito de aceite para que sea más cómodo de manipular.

Es importante no añadir más harina, es mucho mejor manejar este tipo de masas con aceite, así conseguiremos que el brioche resulte mucho más ligero y nos dure más tiempo tierno. Hay que tener en cuenta que es una masa con una gran cantidad de mantequilla y si le ponemos harina enseguida la va a absorber, sobre todo en estos primeros pasos.

Añadimos la masa sobre la mesa de trabajo, que ya está manchada con un poco de aceite, y luego nos mojamos las manos y le vamos a dar simplemente forma de bola. Vamos a dejar reposar la masa durante dos horas en la nevera, tapado con papel film.

Pasadas las dos horas es mucho nos quedará la masa mucho más fácil de manejar y necesitaremos menos aceite.

Dividimos la masa justo por la mitad. Utilizaremos moldes de madalenas.

Ponemos un poco de aceite en la encimera y también a cada uno de los moldes para que sea más fácil de desmoldar. Dividimos la masa en bolas pequeñas, tantas como moldes tengamos.

De cada bola separamos una parte que sería la cabeza y con el resto rellenamos el molde y dejamos un hueco como si fuera un cuenco, y antes de ponerle la cabeza del brioche lo pintaremos con huevo y así evitaremos que se nos unan las dos partes durante la fermentación.

Una vez que hemos terminado de colocar los brioches en los moldes, simplemente tenemos que dejar levar o fermentar entre una y dos horas aproximadamente, dependiendo del calor que tengamos en casa. Antes de hornearlos , batimos el huevo y pintamos los brioches de nuevo.

Con el horno precalentado a 180º metemos los brioches y los horneamos durante 20 ó 25 minutos, con calor arriba y abajo. Por regla general la cabeza del brioche no se mueve del sitio , aunque a mí sí, tendré que perfeccionarlo.

Y ya no nos queda más que desmoldarlos. quedan estupendos y esponjosos.

Duran al menos tres días si los guardamos en una bolsa de plástico. Y podemos rellenarlos de mermelada,chocolate o de lo que nos apetezca.de cuaquier menar deliciosos. (Receta original de “Recetas que funcionan “http://recetasquefuncionan.com/2018/05/autentico-brioche-a-tete-frances.html)

NOTAS DE LA RECETA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s